Héctor Urién participó en la segunda edición de Trabalengua.

Héctor narra cuentos desde que tuvo dedos para contar. Un buen día, hace ya unos años, descubrió en Salamanca que era posible vivir del cuento y no dudó en lanzarse a por ello. De esta forma, consiguió combinar con éxito su carrera científica con los días de farándula; en otras palabras, conectó lo que le sugería su cabeza con lo que le pedía el cuerpo. En 2006 le quitó los ruedines a la bicicleta y desde entonces ahí sigue: descubre, se asombra y disfruta de un universo tan chico como infinito que abre el oficio de contador de historias. Como narrador escénico, su proyecto más original e ilusionante está relacionado con Las mil y una noches, que cuenta una por una —en vivo y en directo— todos los martes en un pequeño teatro del barrio de Lavapiés, en el centro de Madrid desde hace 7 años: ya ha contado más de 250 noches, como quien construye una inmensa catedral de palabras. Narrador de cuento breve y directo, con mucho contacto con el público. De él han dicho que «entreteje historias con cariño y humor. Nos brinda su voz cálida y su presencia cercana creando una intimidad y un imaginario donde la ternura y la risa van de la mano».

@hectorurien